· La importancia de operarse con cirujanos plásticos acreditados

Más de alguna vez hemos escuchado de alguna cirugía estética que no haya salido bien o con los resultados esperados y de otras que la situación ha sido más grave y tienen un desenlace fatal. Es por esto mismo que uno lo primero que hace es preguntarse: ¿Qué pasó? ¿Qué pudo haber salido mal? ¿Por qué pasó?
 

Título y certificaciones

Es de vital importancia, antes de cualquier cirugía, averiguar el currículum profesional del médico que va a realizar el procedimiento, ya que, es de amplio conocimiento que muchos doctores, no sólo en Chile, carecen de la experiencia y de los estudios suficientes para realizar este tipo de operaciones con las que muchas veces, terminan pagando mucho más caro.

Para esto mismo les explicamos un poco sobre la preparación de los médicos que se dedican a la medicina estética:

Para obtener el título de médico cirujano, es necesario estudiar la carrera de medicina, la cual tiene una duración de 7 años en Chile.

Luego de esto se puede optar a realizar una especialidad, que en este caso sería en Cirugía General y tiene una duración de 3 años aprox. ¿Después de todo esto ya se puede decir que es cirujano plástico? ¡Aún no! El siguiente paso, corresponde a una subespecialidad en Cirugía Plástica y Reconstructiva – o Reparadora – que se extiende por 2 a 3 años más.

Una vez que el doctor ya cuente con sus títulos y certificaciones que lo acreditan como Cirujano Plástico, éste puede operar y realizar intervenciones de carácter estético sin ninguna limitante.

¿Cómo elegir a un Cirujano Plástico?

Esta es una tarea del mismo paciente, la cual debe realizar antes de someterse a cualquier cirugía estética, siendo un punto importante a considerar, que el doctor en cuestión sea Cirujano Plástico y no sólo Médico Cirujano. Luego deberá fijarse en los años de experiencia realizando este tipo de procedimientos y sobre todo su experiencia en lo que el paciente está buscando. Ejemplo: Aumento mamario, abdominoplastia, rinoplastia, etc.

Finalmente, se puede tomar una decisión de acuerdo a la casa de estudio del profesional, la cual dependerá del gusto e interés del paciente.

Otro factor a considerar, es que el médico especialista pueda tener otro tipo de certificaciones que lo avalan como profesional especialista y capacitado para realizar los procedimientos en cuestión. Es el caso de nuestro Director Médico y Cirujano Plástico, dr. Álex Eulufí Muñoz, quien es miembro titular de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica, IPRAS (International Plastic Reconstructive Aesthetic Surgery), FILACP (Federación Ibero Latinoamericana de Cirugía Plástica), y miembro afiliado de la Sociedad de Cirujanos de Chile.

Así que ya lo sabes, un factor muy importante a considerar antes de realizar tu cirugía plástica, es revisar el historial profesional del médico y asegurarse que cuente con todos los títulos y/o certificaciones correspondientes, con el fin de conseguir los resultados esperados y, sobre todo, seguridad.

Byron Smith

Editado por Byron Smith

Periodista Clínica Lo Arcaya

· La diferencia entre la Toxina Botulínica y el Ácido Hialurónico.

Aunque muchas personas tienen conocimiento de estos dos productos y conocen sus diferencias en cuanto a cómo actúan y qué tipo de tratamientos se pueden realizar con cada uno de ellos, ya sea porque se han realizado tratamientos estéticos anteriormente o porque conocen la industria, existe un gran porcentaje de gente que no tiene claridad sobre cómo actúan y confunde los tratamientos que se realizan con cada uno de ellos. 

Esto es un error muy común y no hay nada de qué preocuparse, por esto mismo este post tiene por objetivo enseñarte y darte una información completa sobre estos dos productos para que eventualmente puedas tomar una decisión informada en cuanto al tratamiento que te quieras realizar.

Toxina Botulínica

Este es uno de los productos más conocidos y utilizados en el mundo de la medicina estética y se conoce por el nombre de Botox. Este nombre (Botox) corresponde a una marca que produce este tipo de producto dermoestético y la cual hizo se hizo «famosa» y conocida mundialmente como un término para referirse a la Toxina Botulínica y lo cierto es que hoy en día existen muchas compañías que producen y distribuyen este producto, además de Botox.

¿Para qué sirve?

La Toxina Botulínica se inyecta a través de una jeringa y actúa sobre la musculatura. Se utiliza para tensar el músculo, con lo que se busca eliminar las arrugas de la frente, entrecejo, boca (código de barra), entre otros. Además, este tratamiento se puede aplicar para tratar la sudoración excesiva en manos o en alguna otra parte del cuerpo, al bloquear temporalmente el conducto o paso del sudor por esa zona y disminuyendo la secreción de ésta.

¿Cuánto dura?

Su duración y efectividad va a depender directamente de su composición y de quiénes produzcan el producto. De ahí la importancia de la marca al momento de querer realizarse un tratamiento estético. Es por esto que su duración puede variar entre los 3 y 6 meses, desde su aplicación. Generalmente se realiza un retoque entremedio de este período para corregir imperfecciones, en el caso de que existan, o para extender su duración.

 

Ácido Hialurónico

A diferencia de la Toxina Botulínica, el Ácido Hialurónico es un gel que está considerado como un relleno y se utiliza a través de inyecciones con jeringa, principalmente para corregir y modelar las zonas donde hay falta de volumen. En la actualidad, existen diversas marcas que producen este producto, por lo tanto, su duración y calidad dependerán directamente de quienes lo desarrollen.

 

¿Qué tratamientos se pueden realizar con este producto?

 
  • Corregir y rellenar los surcos de la cara. El más conocido es el surco nasogeniano, que se encuentra alrededor de la boca y bajo los pómulos. Se acentúa al sonreír y con el paso de los años.
  • Ojeras. Al rellenar y dar volumen a esta zona se disminuyen considerablemente las ojeras y se quita esa sensación de descanso a la mirada.
  • Rinomodelación. Da un mejor contorno a la nariz de manera temporal. Corrige ciertas imperfecciones de forma.
  • Perfil de labios. Define los bordes y cuando es necesario se puede aumentar el volumen, siempre manteniendo proporciones armónicas y naturales.
  • Dar más volumen. Para ciertos lugares de la cara como el mentón o los pómulos y así definir mejor esta zona.

Cada uno de estos tratamientos utiliza distintas densidades del producto para lograr el efecto que se quiere con cada aplicación.

¿Cuánto dura?

Va a depender de la marca que lo desarrolle y su densidad, sin embargo, este producto tiene una duración aproximada entre 6 meses a 1 año.

Por lo tanto, ahora ya lo sabes… Si ves a una persona con los labios o pómulos más voluminosos y definidos, no es Botox, sino un relleno con Ácido Hialurónico.

 

 

Byron Smith

Editado por Byron Smith

Periodista Clínica Lo Arcaya